Publicado el

Tras el descanso de Semana Santa he vuelto a la actividad con muchas ganas porque tenía unos retos importantes por delante: Formación en ventas en automoción y una conferencia de motivación para el grupo Viajes Azul Marino, una gente espectacular.

Estuvimos en la conferencia durante aproximadamente una hora desgranando las claves para ser feliz en el trabajo y permanecer con la motivación alta. Nos divertimos mientras nos enfocábamos en las fortalezas de la compañía. Una empresa de más de 37 años que ha crecido hasta ser más de 100 profesionales y que goza de un gran prestigio entre los especialistas; son referentes en su sector, incluso han crecido durante la crisis.

 

Os dejo algunas claves de las que compartimos y más:

  • Las motivaciones extrínsecas (dinero, poder, horario, etc) funcionan sólo en el corto plazo y largo no solucionan los problemas de fondo.
  • Estar motivado depende de uno mismo. Son los factores intrínsecos los que nos mueven. Los principales son:
    • Autonomía: Poder tomar decisiones y poner en marcha acciones.
    • Maestría: Que pueda llegar a ser un experto reconocido, que pueda crecer personal y profesionalmente.
    • Propósito: Saber cuál es el sentido de tu trabajo. Sentir que trabajas para algo más grande.
  • La tarea de los líderes es no desmotivar a sus equipos.
  • Los líderes deben servir a sus equipos. Como ejemplo utilizaré a mi amigo Alfredo Sanz, de Arteca. Podéis leer algo más en este artículo de la revista Estrategia Empresarial. Un buen ejemplo de trabajar con un propósito inspirador.
  • Las personas quieren hacer bien su trabajo, confía en ellas.
  • Cuando las personas han guardado durante mucho tiempo su motivación intrínseca necesitas ser muy consistente en tus actos para que se lo crean. Es más de hacer que de decir. Por ejemplo, si quieres que le tengan al cliente como centro crea el ambiente donde siempre se ponga primero al cliente.
  • Las cosas que nos suceden no importan. Lo importante es cómo reaccionamos ante lo que nos sucede. Elegimos nosotros la actitud ante la realidad que nos ha tocado vivir. Si cambiamos las gafas con las que miramos a la vida cambiará nuestra manera de percibirla. Recomiendo para este punto leer el libro de Rafael Santandreu “Las gafas de la felicidad” y el mío propio “El Equilibrista”.
  • Nuestro cerebro ve aquello en lo que nos enfocamos. Si nos centramos en las cosas buenas, veremos cuántas cosas buenas nos pasaban desapercibidas antes.
  • Divertirse en el trabajo genera personas más felices y más motivadas.

 

Todo esto sin olvidar el fin último. Queremos personas felices en nuestra organización porque esa emoción se contagia. Y si contagiamos felicidad a los clientes será buena señal. Ya sabemos que un cliente feliz es un cliente fiel.

Si queréis ampliar información sobre cómo crear organizaciones que fomenten la motivación intrínseca puedes leer este post (en inglés) de la escuela de Demming. El camino de la motivación es arduo, largo y también a veces muy satisfactorio.

 

Y tú ¿Cómo te motivas cada día?

 

Feliz vuelta a la rutina….cargada de motivación!

 

 

Y esta semana como bonus……:

  • La frase: No hay nada más precioso y valioso que la confianza en uno mismo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twitter

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: