Publicado el

Hace unos años escuché a una coach explicar que ella no tenía un coach, que se hacía autocoaching. Me pareció raro. Con el tiempo aprendí que el autocoaching no funciona, por experiencia propia. Ahora tengo un buen coach y la diferencia en crecimiento personal es notable.

Este fin de semana he tenido visita de mis primos de Barcelona. Hemos caminado por Bilbao y alrededores, visitando las zonas más emblemáticas (casi todas). Haciendo de Cicerone he redescubierto Bilbao. He entrado en sitios que hacía mucho tiempo no pisaba. He tenido que pensar en aquellas maravillas que tengo a la vista cada día y que en la rutina me pasan desapercibidas. Son muy curiosos y me han hecho preguntas que no he sabido responder. Se han fijado en algunas cosas en las que yo no había reparado nunca. Les han interesado aspectos que a mí habitualmente no me llaman la atención. En definitiva, he visto Bilbao desde otra perspectiva; tanto la parte que suelo recorrer como la que no piso tan frecuentemente.

Y por la misma razón el autocoaching no funciona. Uno recorre su vida una y otra vez por los mismos lugares, ve las mismas cosas y deja de ver elementos que están ahí y no llaman tu atención. Por mucho que pases cada día por la misma calle hay maravillas y peligros que pasan desapercibidos. Puedes esforzarte mucho y recorrer el camino de una manera distinta (de hecho es un ejercicio de coaching fantástico, hacer tu camino diario tratando de observar lo que es distinto al recorrido de siempre) y aún así apreciarás sólo una parte.

El efecto es mucho más rápido e impactante cuando alguien distinto a tí, con otra mirada, con otros intereses, con otras experiencias, te pregunta por partes de tí en las que no habías reparado antes. Ahí se produce el cambio. Por eso funciona el coaching.

Por eso cuando un coach te diga que se hace autocoaching desconfía. Y si te ofrece coaching puedes argumentar “Primero ten tú un coach y luego hablamos” 😉

Y tú ¿En qué área de tu vida estás recorriendo cada día el mismo camino y te iría bien verlo con otra mirada?

Y como Bonus esta semana……

  • La frase: Si no te gusta lo que la vida te da, revisa lo que tú le das a la vida.
  • Un chiste de coaches: ¿Cuántos coaches se necesitan para cambiar una bombilla? (recuerda a un chiste de Lepe ¿verdad?) Sólo 1 coach; eso sí, la bombilla debe querer ser cambiada.
  • Un buen libro: La familia de Barcelona que me ha visitado me ha regalado un libro estupendo. Reinventar las organizaciones, de Frederic Laloux. Evidentemente aún no me lo he leído pero por quien me lo ha regalado y por lo bien que me han hablado de él ya lo recomiendo. Ya os contaré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Twitter

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: