Publicado el

En todas las organizaciones, incluso a nivel personal, surgen conflictos. Y la pregunta a los coaches es recurrente ¿Cómo resolver conflictos?

Esta semana ha sido movida, con sesiones individuales, de equipos y viajes a Sevilla, Cadiz y Barcelona. Y he tenido la oportunidad de cuidar mi formación asistiendo en Barcelona a un curso de facilitación sistémica organizado por Arise, del Grupo Nexe. Liderado por un auténtico maestro Bugui García y con unos asistentes de lujo: coaches y facilitadores de un altísimo nivel.

 

El curso ha sido interesante, y la mayoría de las herramientas que hemos vivido y aprendido son muy útiles para resolver conflictos, por ejemplo:

  • Ante una decisión difícil
  • Ante posiciones diferentes y encontradas en un comité
  • Ante una situación de indecisión, confusión en la empresa
  • Cuando hay incomodidad o elementos no bien comunicados

Y de cara a resolver conflictos, destaco algunos elementos a tener en cuenta que siempre aparecen:

Ventilar: Cuando las emociones son muy fuertes debemos dejar que salgan antes de empezar a afrontar cualquier conflicto o desavenencia. Se trata de que cada implicada diga cómo se sienta, sin discusión, dejando salir la emoción y dejando sólo los intereses.

Diagnosticar. Saber qué está pasando en el equipo, qué hay por detrás de lo visible. Es labor del facilitador escuchar lo que se dice y lo que no se dice. Pasa a menudo que bajo un aparente problema hay uno mucho mayor que aún no se ha revelado.

Dar consciencia. Hay elementos que las organizaciones no quieren ver, ni siquiera comentan. El facilitador tiene que desvelar al equipo eso. A menudo son cosas conocidas por todas las personas; cuando le das visibilidad se genera una sensación de liberación.

Encontrar el elemento convergente. En todos los casos hay algo que tienen en común, algo que les une. Siempre hay elementos en los que se está de acuerdo y desde ahí es más fácil construir. En este caso el facilitador ayuda únicamente a que ellos encuentren que es eso que les une. Para ello suele ayudar generar empatía entre ambos, que se pongan cada uno en los zapatos del otro.

Transformar/Intervenir. Acompañar al equipo a decidir hacia dónde moverse desde donde están. Aquí el facilitador pone en marcha las herramientas que tiene con una única intención: generar un buen diálogo. Las herramientas son sólo la excusa para que se hable de una forma tranquila y ordenada de lo que suele costar.

Desaparecer. La labor del facilitador es mejor cuanto más inadvertido pasa; cuando el equipo siente que ha resuelto el conflicto por sí mismo. Es importante saber en qué momento basta con estar ahí.

¿Qué elemento te ayudará más en tus actuales conflictos?

 

 

Esta semana como bonus……

Una frase para empezar la semana: El propósito de la vida es aprender cómo amarse y confiar en uno mismo. Se tú mismo

 

El taller que anunciaba aquí la semana pasada está completo. Si os interesaba asistir se están planteando realizar otro.

 

Soy clown y amo el clown y a los clowns. Charles Chaplin es uno de mis preferidos. Recientemente me ha llegado parte de su legado que comparto hoy con vosotros, son sus 3 Declaraciones Sentimentales: 

(1) Nada es para siempre en este Mundo, ni siquiera nuestros Problemas. 

(2) Me gusta caminar en la lluvia, porque nadie puede ver mis lágrimas. 

(3) El día más desperdiciado en la vida es el día en el cual no nos hemos reído. 

¡La VIDA es para Disfrutar con lo que tienes, Sigue sonriendo…!  La vida sólo es una! ¡Vive Hoy!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twitter

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: