Así llegamos al verano

/, cambio, equilibrio, felicidad/Así llegamos al verano

Así llegamos al verano

Esta imagen refleja como llegamos todos, adultos y jóvenes, al verano: !!MUY CANSADOS!!

Parece que vamos saliendo de la crisis. La recuperación ya esta en marcha y será lenta; mas lento será el cambio en las formas de pensar de las personas. 

Con la crisis el estado de ánimo se ha quedado atascado en la tristeza y preocupación. El que no trabaja está triste porque quiere hacerlo y el que tiene un trabajo se siente sin derecho a protestar aunque sus condiciones laborales sean muy mejorables. ¡Cómo quejarse si al contrario «debería» estar feliz de tener un trabajo!

En verano este pensamiento lleva a muchas personas a estar conectadas al trabajo y revisar el mail/wasap/llamadas cada poco. Eso contribuye a mantener el estrés habitual y evita descansar y recuperar fuerzas para la vuelta al cole.

Así que tendremos que esforzarnos para lograr desconectar; si os cuesta probad lo siguiente:

  • Usa el botón de OFF del movil. De verdad que no es de adorno ni se rompe al usarlo. 
  • Deja el email sin actualizar. Si fuera urgente te llamarían. Puedes fijar una respuesta automática por vacaciones e incluso derivarselo a alguien de confianza. 
  • Compra algún juego de cartas o de mesa que sea portátil. Úsalos en vez de los juegos del movil. Así evitarás tentaciones. 
  • Fija un horario para utilizar el movil. Fuera de él estarás a descansar. 
  • Llena tu tiempo y tu cabeza de actividades nuevas. Lo nuevo requiere toda nuestra atención para aprender y eso deja menos tiempo para lo rutinario. 

Si todo esto te cuesta empieza por intervalos de 30′. Y vete aumentando la duración de tu desconexión. Tras cada periodo respóndete a las preguntas: ¿Qué ha sucedido? ¿Y si hubiera estado mas tiempo qué habría pasado? ¿Que problema sucedería si apagara el movil durante 24 horas?

Yo empiezo a desconectar desde ya. Nos vemos en septiembre; si queréis claro. 

Por |2015-07-20T00:00:00+00:0020 julio, 2015|Categorías: actitud, cambio, equilibrio, felicidad|Sin comentarios